Helecho

        En nuestros paseos por el monte, hay plantas que nos llaman poderosamente la atención y otras que pasan totalmente desapercibidas como es el caso de los helechos. Todo es cuestión de fijarnos un poco. No tienen colores vistosos, pero sí las formas son muy variadas. Si nos acercamos a ellos, podemos observar lo increíblemente perfectos que son sus frondes o el orden de sus soros -donde se encuentran las esporas- en el envés de sus láminas.
Os propongo como ejercicio de campo, que cuando paseis por el camino de La Lechería, os fijéis en la pared que cierra el prado del mismo nombre. Allí veréis la cantidad de musgos y helechos que hay. Un autentico museo al aire libre donde podéis admirar al menos cuatro de los helechos que os muestro. Varias de las imágenes aquí insertadas proceden de allí. Veamos pues una colección de los helechos que tenemos en Villager:

Click para ver más variedades.

























Phyllitis scolopendrium L.
        Lengua de ciervo. Lengua de ciervoo

        Su nombre, es debido al posicionamiento de sus soros, perfectamente alineados que recuerdan a las patas de una escolopendra.

       Las hojas, que alcanzan hasta 60 cm, se agrupan en matas. El peciolo está cubierto de escamas marrones. La hoja es una tira con la base acorazonada y acabada en punta. Se puede encontrarlo en los bosques, cerca de las corrientes de agua, sobre rocas calizas en las zonas húmedas y sombrías y también sobre paredes. He de confesar que en Laciana, nunca la he visto, pero sí en Babia, concretamente en Viadangos sobre formaciones karsticas, es decir en rocas calizas con grandes oquedades formadas por el agua. Dada su proximidad a Laciana, es justo que la incluya en esta colección de helechos.

        En homeopatía se emplea en un gran abanico de posibilidades, al contener azúcares, taninos y mucílagos, tiene propiedades diuréticas y estimila la sudoración, la curación de la bronquitis, el higado, problemas intestinales etc. etc. .

Click para ver más variedades.

























Lycopodium Selago L.
        Selago. desconocido desconocido

       En uno de nuestros paseos por las proximidades de la laguna del puerto de Leitariegos, vimos esta curiosa planta, que tras la oportuna investigación resulto ser un helecho ya mencionado por el botánico Lagasca en sus correrias por estas montañas a finales del s. XVIII.

       El Lycopodio está formado por varios tallos "reptantes" ramificados de uno general curvados en la base pero muy rectos y erguidos en los extremos curiosamente bifurcados como vemos en la imágen de la izquierda. El tallo y las hojas del selago contienen un alcaloide denominado selaginina, extremadamente tóxico. Las esporas albergan numerosas sustancias entre las que se encuentra la esporopolenina, sustancias que las recubre, azúcar, ácido cítrico, resina, ácido palmítico y otras en menor cuantía. Antiguamente dicho ácido se empleaba mucho para prevenir escoceduras y curar escoriaciones. Hoy han sido sustituido por un producto más seguro e inocuo: los polvos de talco .

       Resumiendo podemos decir que esta planta tiene un aspecto que nos hace recordar los vegetales más primitivos.

Click para ver más variedades.
























Blechnum spicant L.
         desconocido

Muchos helechos se mantienen verdes durante el invierno, este es uno de ellos. Al llegar la primavera se distinguen perfectamente los nuevos brotes por su tonalidad de un verde más claro. Dichos frondes estan dispuestos en forma de roseta en la base y estan dispuestas horizontalmente o algo ascendentes. Los verticales estan situados en el centro de la roseta con pinnas esteriles (sin soros) y estrechas. En el envés de las pinnas fertiles hay dos soros alargados contiguos casi fusionados.

       En Villager no es muy frecuente el verlos. Lo hay en los bordes de la riguera que baja de Los Curriechos en la zona próxima a la fuente del Granizo y en el puente de la riguera de Carraceu.

Click para ver más variedades.

























Polystichum filix Mas.
        Helecho macho Helecho macho Helecho macho

Crece con facilidad en el monte llegando a tener frondes de más de un metro que nacen en rosetas desde la base de la planta. Al igual que otros helechos, en la primavera sus frondes forman llamativos "Bastones de obispo" -brotes enrollados de sus frondes-, en esta variedad vistosos y de gran tamaño y plasticidad. Se pueden ver por las proximidades del Puente de la Riguera de Carraceu. En general está muy extendido en las proximidades de arbolado si hay ambiente húmedo.
Se ha utilizado en medicina el rizoma de esta planta por su contenido en floroglúcidos contra las tenias.

Click para ver más variedades.

























Polipodium vulgare.
        Polipodio Polipodium Polipodium

El polipodio nace en lugares umbríos y con mucha humedad. La planta nace de un rizoma rastrero del que salen las frondas. Los soros redondos (grupos de esporas), están situados en grupos de dos filas a lo largo del nervio central de cada segmento foliar. Las esporas maduran durante todo el año.

Click para ver más variedades.

























Asplenium adiantum nigrum.
        Culantrillo negro. Culantrillo negro Culantrillo negro

Busca los huecos de las paredes de los prados, con preferencia si están a la sombra y son húmedos. Posee un largo rizoma del que nacen los frondes de hasta 25 centímetros, muy apretados. Posee un peciolo oscuro. De la lámina nacen las pinnas, (hojitas) pareadas. Los soros (donde se encuentran las esporas), son lineales. Las esporas maduran desde el verano al invierno.

Click para ver más variedades.
























Asplenium ruta muraria
        Culantrillo blanco, Ruda de los muros
Ruda de los muros Soros

Como casi todos los helechos, busca los muros umbrosos y húmedos, aunque soporta bien la escasez de agua. Su rizoma es corto, rastrero y muy ramificado. Su fronde, suele tener el peciolo de longitud similar a su lámina de color verde oscuro. Sus pinnas, son romboidales y aserradas en su extremo. En su forma se asemejan ligeramente a las hojas del gingko, aunque más alargadas. Los soros maduran durante todo el año. Su aspecto ¿no recuerda montoncitos de caviar?

Click para ver más fotos.

























Asplenium trichomanes
         Culantrillo menor. Trichomanes Trichomanes

Este helecho lo podemos encontrar en ambientes de monte o urbanos, pero siempre umbrios y húmedos. El rizoma de donde nace es corto. De él salen gran cantidad de raices duras y muy oscuras, al igual que los raquis que son delgados, negros, brillantes, duros, algo quebradizos. Las numerosas pinnas, entre 10 y 30 pares, nacen algo asimétricas. Las esporas maduran entre abril y octubre. Sus soros estan situados guardando una simetría perfecta.

Click para ver más fotos.


























Ceterach officinarum
        Doradilla Doradilla Doradilla

        Nace preferentemente las grietas de muros sobre substratos básicos. Helecho con rizoma tapizado de raicillas. Frondes persistentes y láminas lanceoladas que nacen del rizoma densamente.El peciolo suele ser mucho más corto que la lámina, de forma lanceolada y color verde mate en el haz y con un envés cubierto de escamas doradas que incluso sobresalen ligeramente en los bordes.

        En tiempo seco, los frondes se enrollan ligeramente sobre si mismos, de forma que las escamas quedan expuestas al sol, constituyendo un mecanismo de protección contra la evaporación. Crece en rocas y muros. Sus esporas maduran de Mayo a NOviembre. También llamado Asplenium ceterah por algunos botánicos.


Click para ver más variedades.
























Pteridium aquilinum
        Helecho común.

Aquilinum Soros

Crece con facilidad en el monte llegando a tener frondes próximas a los dos metros de altura. El rizoma de donde salen es profundo, de manera que es muy resistente si se intenta eliminar. En el monte ocupan en ocasiones grandes superficies que pueden llegar a ser dificiles de traspasar. (En la llegada del camino de los Curriechus a Brañarronda). Si se hace un corte sesgado en la parte baja del peciolo, aparece dibujada la silueta del aguila bicéfala alemana, a lo que debe su nombre.
Su utilización más prosaica es colocarla debajo del pescado en las pescaderías. Grandes fardos de ellos se entregaban a las pescaderos por los mayorístas para tal fín a pesar de ser tóxica. Probablemente por esta razón se sustituyeron por los de plástico a pesar de ser de pesimo gusto.
¿Quieres volver a ver los helechos?